Significado del vino turbio

Significado del vino turbio

En ocasiones se presentan sabores y modelos distintos a los tradicionales que nos traen interrogantes. Una de ellas ha incitado a la realización de este artículo sobre el significado del vino turbio, una bebida que rompe los paradigmas sobra esta deliciosa bebida y que podemos decir que requiere de paladares “de mente abierta”, para disfrutar su atípico bouquet.

Significado del vino turbio

El vino turbio es aquel que no posee transparencia, consecuencia esta derivada de las materias coloidales en suspensión coexistentes en él y que logran alterar su limpidez.

Los mismos no son filtrados ni pasan por tratamientos estabilizadores como la gran mayoría de los vinos, por lo tanto no entran en la consideración de límpidos al no ser transparentes.

El significado del vino turbio lo crean las partículas en suspensión que no se precipitan y que son mayormente compuestos naturales presentes propiamente en él, convirtiéndole en turbio para sus catadores, como lo son las sales del ácido tartárico o los tartratos.

La manera de identificar al mejor vino turbio que no sea comercial o en una cata, es observando a los cristales o sedimentos que se reposan en el fondo de la botella (llamados posos), notorios de común por alguna significativa caída en la temperatura y que esta dure mucho tiempo, ayudando así a la separación de estos elementos sólidos que cohabitan en el líquido.

Significado del vino turbio

El tinto, turbio

Una confusión al respecto del significado del vino turbio es creer que por existir materias en suspensión dentro de él, sea propio de los vinos oscuros y no de los blancos. Craso error.

Existen dos variaciones de vino turbio para el tinto; la primera, cuando no pasan por los filtrados ni por la estabilización y se comercializan como vinos turbios tintos.

La segunda es más de aspecto que propiamente ser un vino turbio y se ocurre cuando los vinos tientos están muchos años en la botella (acostada, parada), comenzando a formarse algunos depósitos oscuros y notorios en el color surgidos de las sustancias colorantes y los propios taninos mezclados.

Esto hace que el vino tome un aspecto cenagoso y turbio, además de un sabor amargo. La recomendación de los expertos en estos casos es realizar una filtración con elementos caseros y procurar que dichos sedimentos queden en la botella; refrigerar el líquido para atenuar el amargor y darle pronto consumo, ya que su oxidación pasa a ser indetenible.

El blanco, turbio

Sí, aunque sea blanco, puede serlo; porque dicha condición no altera el significado del vino turbio. Porque el aspecto es proveniente de las levaduras en suspensión que nada tienen qué ver con los posos del vino, provenientes de la precipitación de las materas colorantes.

Este es uno de los vinos turbios más buscados por los conocedores y recomendados por los sumilleres, ya que es el mejor acompañante para mariscos y calamares, entre otras especies del mar.

Desde hace muchas décadas ha sido Galicia la pionera en revalorizar el significado del vino turbio con una buena producción del vino blanco, por ser parte de su cultura y tradición.

El sabor da el real significado del vino turbio

Sea cual sea la presentación del vino turbio, que es fuerte sólo por la sensación que dejan en el paladar las sustancias flotantes, degustándolo solo o con las comidas se notará que es una bebida por demás elegante y fina, con intensidad media en su cuerpo que le brinda un sabor ligeramente dulce y seductor.

Su bouquet es una fiesta de aromas silvestres como el de la hierba o el hinojo, revestidos por algunas frutas blancas y dulces. La graduación alcohólica de este tipo de vinos es de 11%, requiriendo estar a una temperatura entre 6 a 8% para aprovechar lo óptimo de su sabor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *